Diálogo logra 48 horas sin represión ni paramilitares

Diez horas de negociaciones a puertas cerradas en la Mesa del Diálogo Nacional, a la que los periodistas no tuvieron acceso, terminaron con un acuerdo de “tregua” de 48 en las que el Gobierno del presidente Daniel Ortega, acosado por las manifestaciones que hoy cumplen un mes, se compromete a “retirar a sus cuarteles a la Policía, retirar a las fuerzas de choque y simpatizantes del Gobierno”, mientras que los estudiantes dijeron que levantarán tranques y permitirán el pase en las vías de las universidades.

El viernes se instauró el primer día de negociaciones de la Mesa del Diálogo, con la presencia de del canciller Denis Moncada liderando la delegación del Gobierno, en la que participaron, además, Edwin Castro, diputado y operador político de Ortega; Sonia Castro, ministra de Salud señalada de ordenar que no se atendiera a los heridos en los hospitales públicos durante los días más cruentos de la masacre ordenada por Ortega; Marcia Ramírez, ministra de la Familia; Telémaco Talavera, rector de la Universidad Nacional Agraria; delegados de la Costa Caribe y miembros de UNEN.

Los puntos principales de la negociación del viernes giraban, según fuentes consultadas al final de la sesión, respecto a la democratización del país, los derechos humanos y el cese a la presión. En la sesión estuvo también una misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que escuchó los planteamientos de los participantes en la mesa, incluidos los estudiantes, quienes presentaron una lista de los 61 muertos que ha causado la violencia desatada por el Estado y testimonios de los jóvenes asesinados, como el de Alvaro Conrado, el adolescente de 15 años que murió de un disparo en el cuello. Fueron los estudiantes quienes increparon a la ministra Castro por este caso, dado que la familia señala que al muchacho se le fue negada la atención médica y soportó horas de sufrimiento antes de fallecer.

Quizás le interese leer..   Juan Carlos Ramírez Jugará En Cincinnati

Durante la sesión los miembros de la sociedad civil y la academia pidieron a la CIDH que dé medidas cautelares a los estudiantes, actos importantes en este resurgimiento popular y negociadores en el proceso de democratización del país.

Tras nueve horas de negociaciones no hubo ningún acuerdo en los referente a la democratización del país, aunque al menos 15 miembros de la sala tuvieron dos minutos otorgados por los obispas para explicar sus planteamientos. Los delegados del Gobierno mantuvieron su posición de que Nicaragua es un país democrático y libre, donde la población se manifiesta sin inconvenientes y pusieron, entre otros ejemplos, la libertad que tiene la comunidad LGTBI para hacer sus manifestaciones.

Al no llegar a un acuerdo sobre este punto, se decidió que continuarán con las negociaciones el lunes. El único acuerdo real que hubo fue acordar una “tregua”, una propuesta hecha por el sacerdote jesuita José Alberto Idiáquez Guevara, rector de la Universidad Centroamericana, y secundada inmediatamente por los delegados del Gobierno, principalmente Edwin Castro. El diputado sandinista pidió que se levantaran los tranques que obstaculizan en paso en importantes vías del país, para “abastecer” las ciudades, pero Medardo Mairena,

coordinador del movimiento campesino anticanal dijo que los tranques son iniciativas de la población que protesta contra el Gobierno de Ortega.

Al final de la sesión se impuso al Gobierno el acuerdo de retirar a sus cuarteles a la Policía, retirar a las fuerzas de choque y simpatizantes del Gobierno”, mientras que “la sociedad civil deberá aunar esfuerzos para propiciar mejores condiciones al diálogo, normalizar el tránsito y continuar en un mejor clima el lunes 21 de mayo del 2018”, agregó el cardenal. La experta constitucionalista Azahalea Solís fue la única representante de la mesa que no estuvo de acuerdo con lo establecido en el sesión y abandonó la mesa antes de que se cerrara a jornada.

Quizás le interese leer..   Gobierno sigue evadiendo el tema de adelantar elecciones

Los obispos convocaron a una rueda de prensa a los periodistas que durante diez horas esperaron fuera del seminario, sin que se les permitiera acceder a la Mesa del Diálogo. Leyeron el comunicado y no dieron declaraciones. En las redes sociales hubo duras críticas a la forma de manejar esta sesión, a puertas cerradas, sin posibilidad de conocer los planteamientos en un proceso delicado, que pretende encontrar una solución a la difícil crisis que atraviesa el país.

Confidencial

Dejanos tu Facebook Comentario..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *