EEUU: Empleados usan pañales para evitar ir al baño

WASHINGTON. – Cada trabajador de la industria avícola de Estados Unidos que opera en las líneas de producción debe despiezar, en promedio, 45 pollos por minuto. El carril le va pasando por enfrente, con las aves colocadas en estacas, una detrás de otra. Y una a una, cuchillo en mano, el empleado debe con rapidez y precisión hacer tres o cuatro cortes para separar los muslos, las pechugas y otras partes.

Un minuto que se pierde, significa que 45 animales han dejado de ser procesados, al menos según asegura la organización Oxfam en un informe que acaba de publicar. Para evitar esos vacíos en la producción, los empleados ni siquiera pueden ir al baño: se ven obligados a llevar pañales para no parar el ritmo de trabajo si les sobreviene una necesidad, sostiene el reporte.

Parece que no es una práctica aislada. El informe de Oxfam afirma que actualmente unos 250,000 trabajadores del sector avícola estadounidense, buena parte de ellos inmigrantes latinos, son humillados, ignorados o amenazados con ser despedidos cuando piden permiso para ir al baño.

“Los trabajadores luchan para lidiar con esta negativa a una necesidad humana básica. Ellos orinan y defecan mientras están parados en la línea (de producción); ellos usan pañales para trabajar”, dice el informe divulgado por Oxfam.

La ONG cita una encuesta a 266 trabajadores en Alabama conducida por el Centro Legal sobre Pobreza en el Sur, que encontró que cerca del 80% no era autorizado para ir al baño cuando lo necesitaba.

Una reciente encuesta en Minnesota reveló que el 86% de los trabajadores entrevistados contó que hacían menos de dos pausas para ir al baño en una semana, agregó Oxfam.

Quizás le interese leer..   El temible comandante de Hezbollah que envía a adolescentes a morir en Siria

“La mayoría de las personas que trabajan allí se lastiman los dedos por la velocidad”, dijo una antigua trabajadora latina de Arkansas a un centro de trabajadores local. “Es demasiado el pollo que sale, es mucho y muy rápido. La mayoría de trabajadores están latismados, con las manos hinchadas y las uñas negras”.

La organización empieza así una campaña para que las cuatro principales compañías de pollo de Estados Unidos, que controlan aproximadamente el 60% del mercado doméstico, pongan en práctica cambios que mejoren las condiciones de los trabajadores avícolas.

Dejanos tu Facebook Comentario..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *