INSS necesitará más de 42 años para recuperar lo que pagó por Sumedico

El Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) necesitará poco más de 42 años para recuperar los 15 millones de dólares de los asegurados que pagó por el hospital Sumedico, si pretende recuperar la inversión con las utilidades de la empresa —que en 2015 fueron de 350 mil dólares— sin tocar edificios, terrenos y equipos médicos, según análisis de los datos de una auditoría realizada.

Sumedico era una empresa médica previsional que 94 de cada 100 córdobas que obtenía de ingresos venían del INSS por los asegurados que tenía inscritos, sus finanzas además reflejaban problemas para cubrir deudas a corto plazo.

Sumedico aplazada

La empresa sale aplazada en al menos cuatro fórmulas que aplican los especialistas en evaluación de empresas para calcular el valor de una sociedad.

Por ejemplo, hay una llamada prueba ácida que no es más que el efectivo que tiene una empresa menos el inventario, dividido entre las deudas a corto plazo. Esta prueba mide la capacidad de una empresa para cancelar obligaciones a corto plazo.

“En la prueba ácida Sumedico demuestra la existencia de problemas de liquidez, lo que la convierte en una empresa que apenas cuenta con 0.35 centavos de córdoba para hacer frente a deudas de un córdoba, es una empresa que tiene una úlcera en el manejo de su tesorería. Está por debajo el indicador de 1 que es el estándar”, dijo uno de los tres expertos en evaluación de empresas a quienes LA PRENSA les dio a analizar la auditoría de la compañía que realizó la contadora pública autorizada (CPA), Dora María Estrada.

Valor de mercado

Estrada le dio un valor de mercado a Sumedico en septiembre de 2016 de poco más de 10.2 millones de dólares; sin embargo, uno de los socios de Sumedico, el abogado corporativo José Evenor Taboada, expresó en un correo electrónico enviado posterior a dos entrevistas sostenidas con él para hablar de este tema, que un estudio serio dado a hacer por ellos determinó que la empresa valía 23.2 millones de dólares.

“La valoración de la empresa se hizo descontando los flujos de efectivo proyectados no con base en el valor del activo y menos el valor en libros de los mismos”, dijo Taboada a través del correo electrónico.

José Evenor Taboada abogado corporativo y exsocio de Sumedico. LA PRENSA/ CARLOS VALLE

LA PRENSA pidió a los antiguos socios de Sumedico el estudio, pero se negaron a compartirlo. Solo Taboada aceptó referirse a los comentarios de los contadores.

Lea además: Reforma al INSS le costará 200 millones de dólares a los contribuyentes

“La liquidez de la empresa a diciembre de 2015 muestra indicadores normales de una empresa que está financiado su crecimiento en activos a largo plazo (edificio, equipos y maquinarias) con recursos de corto plazo, dichas inversiones se hicieron de esa forma porque los flujos generados por el hospital lo permitía”, dijo Taboada.

Taboada, que era dueño del ocho por ciento de las acciones del hospital y recibió casi 1.1 millones de dólares en la compra del INSS, defendió las finanzas de su empresa: “Los activos de la empresa se entregaron libres de gravamen, un financiamiento a mediano plazo hubiese hecho que estos indicadores mejoraran inmediatamente”, dijo para contestar al señalamiento que era una empresa que tenía problemas para cubrir sus deudas a mediano plazo.

Quizás le interese leer..   ECUADOR: Ecuador reduce su presupuesto fiscal de 2016 a $29.900 millones

Alega que ellos invirtieron en la construcción de un edificio de tres pisos, que es parte de los activos fijos del hospital.

Según Taboada, las ganancias proyectadas por el estudio que mandaron a elaborar cuando estaban las negociaciones con el INSS, “la inversión se debería de recuperar en 7 años”.

Sumedico es administrado ahora por el INSS a través de Sermesa. El centro hospitalario es resguardado por la empresa de seguridad El Goliat, propiedad de José Mojica Mejía, allegado a la familia presidencial. LA PRENSA/JADER FLORES

El tiempo para recuperar la inversión

“El retorno promedio anual de la inversión proyectada era del 16 por ciento, siempre sin incluir las sinergias que el nuevo dueño podría generar: así como fueron capaces de retirar de un mes para otro diez mil asegurados, bien puede el INSS subir los asegurados que ahí se atienden (y cubrir) todo lo necesario para llenar la capacidad ociosa de las instalaciones (hasta de 50 mil afiliados de las nuevas instalaciones)”, dijo.

Sin embargo, según los datos de la auditoría de la CPA, para cubrir los 15 millones de dólares que el INSS pagó por Sumedico con las utilidades anuales, reportadas al 30 de septiembre de 2016, necesitaría 42 años para recuperar lo invertido.

“Esto utilizando modelo simple de período de recuperación sin incluir la posible venta de activos como terrenos y edificios”, precisa el análisis de expertos financieros que analizaron la auditoría con los datos de las finanzas de la empresa.

Las otras pruebas

Hay otra prueba que se llama rentabilidad del patrimonio (ROE, en inglés), que no es más que la ganancia anual de las empresas entre el patrimonio. “Si el INSS adquirió el patrimonio de la empresa Sumedico con los datos contables al 30 de septiembre de 2016, el rendimiento sobre el patrimonio es de apenas 2.58 por ciento, esta tasa de rendimiento es baja si consideramos que bonos del Estado pueden tener mayores rendimientos, incluso del ocho por ciento”, dijo uno de los especialistas financieros.

“¿Cuál es el propósito del INSS de adquirir empresas con activos reevaluados que le generan una tasa de rendimiento tan baja? ¿En cuantos años recuperaría la inversión el INSS?”, cuestionó otro de los especialistas.

Aplazado en prueba de endeudamiento

En la prueba de endeudamiento (deudas entre activos) la empresa también sale aplazada. “Al 31 de diciembre de 2015 el 41.22 por ciento de los recursos de la empresa fueron financiados con deudas, esto quiere decir que la deuda total consume el 40 por ciento del total de sus activos”, refiere el especialista.

“El problema de la empresa Sumedico consiste en que 99 por ciento de su deuda estaba pactada a menos de un año, lo que le provoca un problema de liquidez”, considera. 

Ya para septiembre de 2016 la empresa mejoró el indicador de la prueba de endeudamiento por una reevaluación de activos que hicieron. “No existe una claridad sobre las bases utilizadas para dicha reevaluación, esta reevaluación fue cuestionada por la auditoría en su dictamen con salvedad. Debido a esa reevaluación se mejoró el indicador de endeudamiento al 13 por ciento en 2016, es evidente que la empresa ajustó sus cifras para mejorar los indicadores financieros”, precisó el especialista resaltando que la reevaluación de activos es un proceso normal en los procesos contables de las empresas, pero que deben justificarse.

Quizás le interese leer..   Peregrinación por la Paz y la Justicia en Nicaragua

Más deudas que activos líquidos

En otra prueba que se llama capital neto de trabajo, que consiste en los activos corrientes de una empresa menos las deudas a corto plazo la empresa también sale aplazada. “A la fecha del informe de auditoría (Sumedico) tiene un descalce en su liquidez inmediata, es una empresa con un capital de trabajo negativo, tiene más deudas que activos líquidos. Este indicador es desfavorable, la empresa no tiene suficientes recursos para hacer frente a sus obligaciones inmediatas”, resalta el especialista.

Compra millonaria

El INSS comenzó a negociar la compra de Sumedico en 2016 y pagó al año siguiente 15 millones de dólares por el ciento por ciento de las acciones de la empresa, a pesar de que especialistas contratados por el mismo Seguro Social habían definido el valor de mercado de la empresa en 10.2 millones de dólares.

El especialista en temas de Seguridad Social, Manuel Israel Ruiz, cuestiona la compra del INSS y dice que hay que preguntarse de dónde proviene el dinero; “que si proviene de la rama enfermedad-maternidad debería de hacerse una auditoría financiera y actoral que permita determinar que si ese dinero de las compras proviene de esta y una vez que se determine, que si le prestó dinero a este (rubro) y cómo le va a pagar a este”, precisó.

La reevaluación

Cuando estaban las discusiones y el INSS presionaba para comprar el hospital, los antiguos socios de Sumedico hicieron una reevaluación de activos.

Taboada dijo que hicieron la reevaluación porque había equipos que tenían cero valor contable, pero que a precio de mercado sí tenían un valor.

Por ejemplo, en la auditoría de Estrada se precisa que al 31 de agosto de 2016 el hospital tenía equipos médicos valorados en 45.8 millones de córdobas, pero ya con la reevaluación al 30 de septiembre esos mismos equipos valían 140.4 millones de córdobas.

El mobiliario y equipo de oficina del hospital tenía un valor, al 31 de agosto de 2016, de 13.4 millones de córdobas. Un mes después la reevaluación de esos activos llevó su costo hasta 41.2 millones de córdobas.

En herramientas y enseres, al 31 de agosto, Sumedico tenía un millón de córdobas, pero al cierre de septiembre tenía 3.1 millones de córdobas.

La reevaluación de los activos fijos

Sin embargo, la reevaluación más grande se dio en los activos fijos. Unos terrenos aledaños al hospital que son usados como parqueos, tenían un valor contable, al 31 de agosto de 2016, de casi 5.6 millones de córdobas, pero un mes después su valor ascendió a casi 30 millones de córdobas.

Quizás le interese leer..   Estricta normativa en uso recreativo de pólvora

El edificio de tres plantas del hospital tenía un valor contable, al 31 de agosto de 2016, de casi 87 millones de córdobas, pero con la reevaluación su valor creció hasta casi 450 millones de córdobas.

Taboada precisó que el edifico estaba nuevo, recién construido y por eso no tenían actualizado su valor.

Sin embargo, Estrada resaltó en su auditoría que el ingeniero Guillermo García Sarria había encontrado en una inspección realizada en los edificios de Sumedico que los activos fijos habían sido sobrevalorados.

“Con la salvedad de los activos fijos que su reevaluación fue sobrevaluada, con base en la opinión del consultor de Ingeniera In., Guillermo García Sarria, hasta por un monto de C$94,303,974.40”.

La compra de Sumedico en cifras

  • 17 millones de dólares aprobó la junta directiva del INSS por la compra de Sumedico el 21 de septiembre de 2016.
  • 10.2 millones de dólares como valor de mercado que le dio a Sumedico la CPA, Dora María Estrada, al 30 de septiembre. La auditoría fue remitida a las autoridades del INSS.
  • 15 millones de dólares pagó el Seguro Social en los primeros tres meses de 2017 por el ciento por ciento de las acciones de una compañía cuyos ingresos dependían en el 94 por ciento de las transferencias del INSS por los asegurados.
  • 23.2 millones de dólares valía Sumedico, según uno de sus socios, José Evenor Taboada.
  • 42 años necesitará el INSS para recuperar los 15 millones de dólares pagados por Sumedico, solo con las utilidades de la empresa sin incluir los activos fijos.
  • 0.35 centavos de córdoba tenía Sumedico como fondos disponibles para hacerle frente a deudas de 1 córdoba, según un análisis llamado prueba ácida, que se toma en cuenta para evaluar empresas.

¿Quién aprobó la compra?

La compra de Sumedico fue aprobada por los mismos cuatro miembros de la junta directiva del INSS que aprobaron el pasado lunes, el incremento de los montos cotizables para trabajadores y empleadores. Se trata de su presidente, el capitán en retiro Roberto López, la vicepresidenta Sagrario Benavides, miembro de Fetsalud, el diputado del FSLN y representante de la Asociación de Educadores de Nicaragua (Anden), José Antonio Zepeda, y Evile Umaña, mano derecha del presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras, en el oficialista Frente Nacional de los Trabajadores.

Fuente: La Prensa Nicaragua

Dejanos tu Facebook Comentario..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *